La promoción de la fe subvencionada

Captura

La Ley Ley Nº 18.695, Orgánica Constitucional de Municipalidades en su TITULO I, de la Municipalidad, Pàrrafo 1º de su naturaleza y constitución fija en sus dos primeros artículos lo siguiente:

Artículo 1º.- La administración local de cada comuna o agrupación de comunas que determine la ley reside en una municipalidad.  Las municipalidades son corporaciones autónomas de derecho público, con personalidad jurídica y patrimonio propio, cuya finalidad es satisfacer las necesidades de la comunidad local y asegurar su participación en el progreso económico, social y cultural de las respectivas comunas.
Artículo 2º.- Las municipalidades estarán constituidas por el alcalde, que será su máxima autoridad, y por el concejo.

 

Y las Municipalidades  tienen ciertas Funciones y atribuciones y así también el alcalde (alcaldesa) cuenta con atribuciones, y el concejo municipal que está definido en la misma ley como un órgano normativo, resolutivo y fiscalizador.

Todo esto valga la pena señalar a propósito que el martes 6 de junio , el concejo municipal aprobó las subvenciones  emblemáticas para el año 2017, a organizaciones de la comuna, para la realización de proyectos estimados de interés comunitario, que ascienden a un monto global de $ 612.230.908 pesos, de los cuales corresponden  $ 259.700.000 (42% del total de subvenciones a entidades religiosas)

Y luego que las subvenciones son aprobadas, surgen las dudas, ciertas recriminaciones quejumbrosas, porque siempre está en duda si es obligación del municipio favorecer con recursos de todos los contribuyentes de la comuna, la práctica religiosa, a pesar que la Contraloría ha sido consultada en esta materia, respondiendo específicamente a una reconsideración del municipio de Maipú por observaciones sobre la materia señalando que:

“Pues bien, las entidades religiosas como las de la especie, en concordancia con su naturaleza y fines, realizan una diversidad de actividades que pueden ser consideradas de colaboración con el cumplimiento de las funciones que les corresponde cumplir, dentro de sus territorios, a las municipalidades, con arreglo a lo dispuesto en el artículo 4° de la ley N° 18.695. Así acontecerá, a modo ilustrativo, con las actividades comunales que se vinculen con la asistencia social, la educación, la cultura, la recreación y, en general, con el desarrollo de actividades de interés común en el ámbito local

En este contexto y en armonía con el criterio sustentado por la jurisprudencia administrativa -contenido en los dictámenes N°s. 22.942, de 1992 y 39.627, de 1997-, no se advierte obstáculo jurídico para que, por la vía del mecanismo de la subvención, se entreguen recursos pecuniarios a la entidad de que se trata, o a otras que cumplan con los requisitos pertinentes, para el desarrollo de actividades específicas que sean concordantes con el cumplimiento de funciones municipales”(extracto de Dictamen  29578 de fecha 11-05-201)

Podrá ser alambicado el “arreglo” para entender esta subvención “ecuménica”,  de cientos de millones de pesos, y  dar  –Reddite ergo quae sunt caesaris y a las iglesias la subvención. – Además  resuelve eventuales controversias que ya resueltas en su irrestricto apego a la ley , solo puede dejar lugar para especular sobre cambios que serían bienvenidos de parte de las iglesias, que pudiendo asumir, como dice el dictamen con las actividades comunales que se vinculen con la asistencia social, la educación, la cultura, la recreación y, en general, con el desarrollo de actividades de interés común en el ámbito local,  ahora los predicadores de las iglesias (curas, pastores y demases) podrían acortar sus lateros sermones para amenizarlos con algunos videoclips afines por cierto a la fe, pero con música rap o bien advertir a los creyentes  que vayan con ropa cómoda para bailar zumba, cumbia o algún otro ritmo tropical con buenos equipos, monitores y tecnología que contaría con financiamiento, hasta se podría terminar cada pieza musical , en lugar de darse la paz, dándose un sonoro ósculo.

A propósito de esta mirada alegre, liviana, y siguiendo en esta misma línea, no deja de llamar la atención, una opinión del concejal comunista Ariel Ramos, que estuvo en el concejo que es parte del concejo municipal, organismo fiscalizador, que estuvo en la sesión del concejo municipal donde se aprobaron las subvenciones,  y que como es costumbre, discusiones más discusiones menos, a la hora de votar las subvenciones en su totalidad, incluidas las destinadas a organizaciones religiosas, Ariel ,  VOTO A FAVOR, igual que lo hizo la alcaldesa Cathy Barriga y el resto de sus colegas.

Horas después en las redes sociales y a través de su cuenta Facebook escribe.

Ariel Ramos Stocker

7 de junio a las 14:16 · Santiago de Chile ·

Ayer en sesión de Concejo Municipal aprobamos $612.000.000 en subvenciones a organizaciones emblemáticas de Maipú.
Vemos con preocupación como se destinan el 42% de los fondos a organizaciones religiosas en desmedro de otras áreas como sociales, deporte, discapacidad y cultura que ni siquiera aparece en el listado.
No tenemos nada en contra de las iglesias y sus feligreses, pero deberíamos distribuir de mejor forma y exigir que los proyectos postulados por entidades religiosas tengan fines de acción social y no sólo sirvan para equipar sus lugares de culto.
Si están de acuerdo con esta mirada que expresamos ayer en concejo les pido difundir, la ciudadanía debe también tener opinión en la forma de ejecutar nuestro presupuesto municipal.”

 

Esto puede  traer a la memoria el decir del prodigiosos Iriarte en una de sus gráciles fàbulas :

Si el sabio no aprueba, malo;
si el necio aplaude, peor