Domingo de emociones y de Primarias

selecciòn

Es el primer día de julio, nombre latín iuliu, en honor de Julio César y también consagrado en el antiguo calendario romano al dios Júpiter.

Es un sábado ahora soleado que precede al domingo de descanso, que sin embargo para los Chilenos representa la víspera de un doble ajetreo o mejor dicho de un ajetreo y cuarto, porque hay dos circunstancias, dos fenómenos que cruzan el camino de las emociones, uno de casi la totalidad de los chilenos y otro de una décima parte de los connacionales siendo optimistas.

Los hechos son; por una parte  una elección primaria vinculante que dos referentes políticos exponen al voto ciudadano, con la finalidad se les señale los mejores representantes para competir en las elecciones Presidenciales de noviembre próximo (2017) y por cierto la final de una competencia de fútbol de selecciones llamada Copa de confederaciones y en la que una de las selecciones protagonistas de la final es la de Chile.

La selección chilena, tiene una forma de jugar, planteamientos tácticos y estratégicos, ciertas convicciones del juego, a riesgo de ser irreverente una cierta ideología (pensamiento, doctrina del juego), que desata más allá de toda explicación sociológica o interpretaciones sesudas, una intensa pasión y fidelidad que está en los afanes colectivos, en una suerte de  felicidad propia y ajena, el éxito de triunfos que son míos, tuyos y nuestros a la vez, lo que llega a desatar un deseo intangible, único,  cuya expresión  se identifica en un acto simple de juego, nada más nada menos que eso.

Los actores del otro evento dominical, paralelo a la justa deportiva, también son parte de una acto, más desagregado, menos unitario y que tiene como punto de partida  la curiosa      en que los padres y creadores de este modelo, (ex concertación) no participan y dentro de su equipo juegan por separado.

A aquellos que tradicionalmente la ex concertación o los autodenominados  “sectores pro”,  criticaban de integristas en sus interminables monsergas, porque sus procedimientos de elección eran poco democráticos (la derecha), resulta que ahora son ellos los que inauguran  este proceso de primarias con las que resolverán las opciones presidenciales de su bloque.

Unidos a los ahora más desperdigados sectores de la derecha (el espejismo de la derecha republicana), también entra al atosigante escenario de la disputa política un nuevo frente, que como tantas veces en la historia de grupos, sectores , alianzas y otros afines de la política criolla , irrumpe como un proyecto político  “en veremos” que se denomina “Frente Amplio”, un bonito envoltorio para clasificar a todos los que puedan entrar claro, aunque en la práctica parten con figuras jóvenes en un mix (de mixtura ) con antiguos y carreteados ex militantes y/o simpatizantes de partidos tradicionales.

La campaña de las primarias ha sido de muchas bienaventuranzas y pocas ideas de fondo, la campaña de la derecha ha llamdo algo más la atención` por el debate(sin importancia para el país) generado más que nada por la vehemencia del lenguaje del ex alcalde de Puente Alto Ossandòn, algo rùstico y mal hablado,  concentrado  en una vieja estrategia de figuración atacando  al candidato más fuerte del sector (ex presidente Piñera) con historias viejas y repetidas,   completa este cuadro el aspirante Kast.

En este otro rincón, el frente amplio, con una candidata periodista Sánchez y el sociólogo Mayol, ambos preocupados inicialmente de dar una imagen corporativa de fair play donde la canción de campaña perfectamente pudo haber sido el tradicional arroz con leche.

Beatriz Sánchez, parece representar la moderación, (su sector del Frente Amplio, se parece mucho al período de infancia  del PPD) en tanto su compañero  Mayol, ha irrumpido con ideas más radicales respecto de cuestiones más de fondo, quizás sea esto lo que ha llevado a la periodista Sánchez a despachar a horas de la elección una dura opinión al calificar el gobierno de Allende como Totalitario, a pesar que rápidamente  sus escuderos (Boris y Jackson) salieron a decir lo que había querido decir y posteriormente ella misma se disculpó.

En resumen la jornada electoral de mañana, enfrenta a un bloque representado por la derecha que antecedió en el gobierno a la administración Bachelet y que siente que el país está ahora más mal, retrociendo y que a Chile le hace falta que ellos vuelvan para que se arregle todo incluso lo que dejaron pendiente durante su gobierno.

En el caso de los presagios del Frente Amplio, son todavía de más nubes negras y aquí se salva poco o casi nada, casi falta un llamado a guardar agua y alimentos,  y ahí están ellos para eliminar toda injusticia, todo abuso, toda pobreza, no dicen cómo, pero tienen sueños y es probable que hayan llegado a la política para quedarse.