Ecos de las primarias Presidenciales 2017

primarias

Ecos de las primarias Presidenciales 2017

Por Sergio Benvenutto D.

Se bajó el telón de las primarias presidenciales del año 2017, donde dos conglomerados políticos decidieron por esta vía, la elección de sus candidatos para las elecciones de noviembre próximo, ocasión en que  los electores decidan por el futuro Presidente(a) de la República de Chile

Participantes de las primarias:

El domingo recién pasado, concurrieron a requerir del pronunciamiento ciudadano, Chile vamos, que agrupa a la derecha política y por otra parte  el Frente Amplio, movimiento emergente que incorpora en su seno visiones de izquierda con amplios giros hacia el centro.

La derecha, resolvía en esta oportunidad, si la opción de su principal abanderado el ex presidente Sebastián  Piñera, se vería amagada por la irrupción  del senador Ossandón candidatura con la que se tejió todo tipo de historias y cuyo cuadro en la derecha completó el militante de Evópoli Felipe Kast.

En la derecha no sucedió nada distinto de lo que se suponía debía pasar, Piñera a la postre, no solo fue un sólido vencedor dentro de su sector logrando superar los 800 mil votos, sino que además con esta cantidad logró superar  la cantidad de votos obtenidas en conjunto por Andrés Allamand y Pablo Longueira en las primarias anteriores del año 2016, (aunque en esa misma elección la entonces candidata Michelle Bachelet, obtuvo un millón y medio de votos).en consecuencia sin ánimo de superchería se podría decir que Chile Vamos , tiene virtualmente inscrito en la papeleta de las presidenciales en la clasificatoria y en el balotage (si es que lo hay), el nombre del ex presidente Piñera, con posibilidades de triunfar. Todo lo demás que se pueda decir mirando de la vereda de enfrente de la derecha, suena a rezongo y a la derecha eso no la lastima ni mucho menos le importa.

La performance del novel Frente Amplio

Quedará como  secreto de café, saber a cuantos votos  aspiraban los ideólogos de este movimiento, que en rigor corresponde a una votación que recoge dentro del Frente Amplio, a dos visiones que es de todo respeto intelectual separar, a lo menos para descifrar algo más el curso de sus vertientes internas, una de ellas representada en la candidatura del sociólogo Alberto Mayol, cuyo contenido programático tiene el atractivo de una propuesta si bien irreverente en tiempos de mercado, a lo menos con signos esperanzadores de un debate pendiente sobre ciertas factibilidades de los momentos políticos para cambios más profundos y radicales, como los contenidos claros y precisos sobre la legalidad del aborto, la fijación de un salario mínimo y un máximo (no superior a 15 veces el mínimo),   y en materia económica el robustecimiento del estado con la nacionalización de la propiedad de empresas estratégicas entre otras mineras, pesqueras, forestales,  atreviéndose en algunos casos a señalar la expropiación de otras. Este lenguaje e intención para poner sobre la mesa ideas de fondo compiladas en manifiestos de sectores de izquierda de la sociedad, hicieron que esta apuesta del sociólogo Mayol, creciera y se transformara en un tercio de la adhesión electoral del Frente Amplio.

Por su parte la candidata Beatriz Sánchez, originalmente la favorita del aparato interno del Frente, encarnaba el modelo de referente que pululaba en las cabezas de los diputados Jackson, Boric, y académicos como Ruiz y ex funcionarios del gobierno de Bachelet como Miguel Crispi, adalides  de esta inclinación en el frente amplio y cuya orientación no estaba precisamente a la izquierda del movimiento sino en la cavidad central, en tanto sus propuestas más que cambios graduales profundos sugeridos por Mayol, se orientaban a una hoja de ruta reformista, que empujaba para mejorar más que cambiar para crear, en este sentido fuentes del propio  conglomerado ven en el sector de “la Bea”, un movimiento que se asemeja a los inicios del PPD, con el mismo pronóstico para su desarrollo, y el surgimiento de una casta de nuevos representantes políticos que completarán  el ciclo remplazando las mismas prácticas de siempre, lo que según se rebela no deja de provocar ciertos escalofríos y marca una ruta de tránsito distinta, hacia el futuro.

La hoja de ruta sugerida por el sector que intermedia Beatriz Sánchez, ponía especial énfasis en algunas reivindicaciones que formaban parte de la experiencia adolescente de sus ex líderes estudiantiles, por lo que proponen la eliminación del CAE, eliminación del lucro en la educación superior , la recuperación de la educación pública (Jackson y Revolución democrática , estuvieron instalados en el Ministerio de Educación en el actual gobierno de Bachelet, de donde hasta ahora no se sabe “si abandonaron como las abejas o huyeron como las palomas” ) y ciertamente otras propuestas estéticas  como el término de las AFP, una nueva Constitución, matrimonio igualitario, despenalización del aborto etc.

Raya para la suma:

Después de todo lo acontecido hagamos la  raya para la suma, porque obviamente Piñera habló a sus partidarios como un triunfador, que llama a sus partidarios a ver la candidatura mucho más allá de Chile Vamos, coronando su frase como “una candidatura para todos y todas las chilenas de buena voluntad.”

Por su parte , con voces potentes de fondo que coreaban “se siente se siente la Bea Presidente”, también la candidata triunfadora dentro de la lista del Frente Amplio, agradeció a todos por el triunfo “la hicimos” repitió varias veces” “soy la candidata del feminismo”  “Hoy día comienza una nueva etapa de la historia política de Chile. Se cierra una etapa donde habían dos bloques  y comienza una etapa donde se comienza a disputar el poder y lo saben y nos tienen miedo.”

Finalmente, cabe hacer presente en términos de participación y las cifras que deja esta elección que de un total de 13.552.283 electores habilitados para sufragar en Chile y el extranjero, lo hicieron 1.811.411 es decir un porcentaje del 13. 34 %

Del anterior dato, de los votos válidamente emitidos, Chile Vamos obtiene       1.417.637 votos, lo que representa un 10,4 % del Padrón total habilitado para votar.

El Frente Amplio obtiene 327.613  votos, lo que representa un 2,4 % del Padrón total habilitado para votar.

El único miedo real,  parece ser la feble democracia representada en la escasa votación.

Réplicas de las primarias:

Sin estar en el epicentro, también fue sacudido por la onda electoral el conglomerado de la Nueva Mayoría, ciertamente con un mea culpa por no haber dimensionado el efecto negativo que se instaló tras su ausencia de este ejercicio democrático, pero al mismo tiempo tratando de reconvertir esta debilidad en algo positivo.

Carolina Goic, la pertinaz candidata de la D.C, ha comenzado a explorar la captación de votantes, de los derrotados Ossandón y Kast, pensando con agudeza que ellos se podrían sentir bien interpretados en el nicho centroderechista de la falange donde podrían pasar las penas siendo parte de un proyecto que no es distinto al de la derecha, pero que esencialmente no tiene a Piñera. fuera

Por su parte, el sector que lidera el  Independiente Alejandro Guillier apoyado por los partidos de la Nueva mayoría con la excepción de la DC, ve con cierto alivio que en primer lugar el despliegue electoral del frente amplio (2 % de los votantes en las primarias), tenía aparentemente muchas guías y finalmente pocos zapallos, y mejor aún para sus aspiraciones quedó fuera de competencia Mayol, que representaba una votación más dura hacia la izquierda y que podría haberse transformado en un escollo algo complejo de salvar, mientras que ahora, quedó en carrera un sector del Frente Amplio, más afín con la Nueva Mayoría, especialmente  para una segunda vuelta  que es lo más probable vaya a  suceder en la próxima elección presidencial.